miércoles, 28 de julio de 2021

CONVOCATORIA A LA TERTULIA DE COMETAS DE LA LIADA

 


CONVOCATORIA

"Tertulias de cometas"


La Sección Cometas de la Liga Iberoamericana de Astronomía (LIADA) convoca a todos los aficionados interesados en la observación de cometas a una reunión virtual a llevarse a cabo el día sábado 07 de agosto a las 19.00 h de Argentina (22.00 UTC) bajo el Título "Tertulias de cometas".

 La convocatoria es amplia: no se necesitan conocimientos ni experiencias previas de observación. La observación de cometas es una de las principales actividades astronómicas para aficionados en los que los resultados que se pueden obtener de nuestras observaciones pueden ser utilizados, mediante su inserción en bases de datos utilizadas científicamente. El aporte histórico de la Sección Cometas LIADA ha sido siempre muy importante, especialmente por la contribución con registros obtenidos en el hemisferio austral (siempre más escasos que los del hemisferio norte).

Hablaremos de cómo realizar informes de observación visual (magnitud visual, densidad y tamaño de la coma, orientación y tamaño de la cola) y registros fotográficos, así de su envío a las bases de datos internacionales más activas (Comet Observation Database-COBS, Comet Section of ALPO, etc.). También conversaremos sobre el futuro de nuestra Sección Cometas.

La reunión virtual se llevará a cabo por la plataforma:

JITSI MEET
Nombre de la reunión:  cometas2021

¡Los esperamos a todos!

 

Alberto Anunziato, Coordinador de la reunión

LIADA-SLA-CODE


Encuentran un cometa gigante escondido en datos de energía oscura

 

Por Alison Klesman

Es el cometa más grande y distante descubierto ingresando al sistema solar en los tiempos modernos, este mundo helado de la Nube de Oort girará alrededor del Sol en 2031.



El cometa Bernardinelli-Bernstein, que se muestra en la impresión de este artista, es 10 veces más grande que la mayoría de los cometas y 1000 veces más masivo.

NOIRLab / NSF / AURA / J. da Silva

 

Los astrónomos que buscan a través de seis años de imágenes de una de las mejores cámaras astronómicas del mundo acaban de hacer un descubrimiento masivo, literalmente. Pedro Bernardinelli y Gary Bernstein, ambos de la Universidad de Pensilvania, han visto un cometa gigante viajando desde los límites de nuestro sistema solar hacia su interior, rumbo a un encuentro cercano con el Sol en 2031.

Según la cantidad de luz que refleja, ambos estiman que el cometa, llamado C / 2014 UN271 (Bernardinelli-Bernstein), tiene unas 60 a 120 millas (100 a 200 kilómetros) de ancho. Eso es aproximadamente 10 veces el diámetro promedio de otros cometas conocidos. Los investigadores también estiman que el cometa Bernardinelli-Bernstein es unas 1.000 veces más masivo que el cometa promedio. Eso significa que no solo es el cometa más grande descubierto en los tiempos modernos, sino también ahora el miembro más grande conocido de la distante Nube de Oort del sistema solar.

Viaje largo

La nube de Oort es una cáscara esférica de restos rocosos helados, remanente de los primeros tiempos del sistema solar. Se encuentra más allá del Cinturón de Kuiper, que es la región en la que Plutón orbita a una distancia promedio de alrededor de 40 unidades astronómicas (AU; una AU es la distancia promedio Tierra-Sol) del Sol. La Nube de Oort, más distante, abarca una región a unas 1.000 y 100.000 AU del Sol. Los cometas dentro de esta nube orbitan alrededor del Sol en una variedad de ángulos, en lugar de en el plano relativamente achatado  de los planetas, lo que le da a la Nube de Oort su forma esférica.

Nuevos cometas son descubiertos todo el tiempo, tanto por aficionados con telescopios cada vez más grandes y mejores, como por surveys profesionales que pueden escanear vastas franjas del cielo en una sola toma. Cada cometa nuevo se suma a nuestra imagen del sistema solar, particularmente porque los objetos en la Nube de Oort son prístinos. Por lo general, estos objetos nunca antes se han acercado al Sol, por lo que cuando las interacciones gravitacionales los arrojan hacia adentro, se descubren como cometas.

Los astrónomos que revisaron miles de imágenes del Dark Energy Survey descubrieron el enorme cometa Bernardinelli-Bernstein pasando por 32 de las tomas.



Dark Energy Survey/DOE/FNAL/DECam/CTIO/NOIRLab/NSF/AURA/P. Bernardinelli & G. Bernstein (UPenn)/DESI Legacy Imaging Surveys. Acknowledgments: T.A. Rector (University of Alaska Anchorage/NSF’s NOIRLab), M. Zamani (NSF’s NOIRLab) & J. Miller (NSF’s NOIRLab)

 

Descubrir nuevos objetos para aprender lo que pueden enseñarnos sobre nuestro pasado es exactamente la razón por la que Bernardinelli y Bernstein estaban revisando miles de imágenes. Estas imágenes fueron tomadas como parte del Dark Energy Survey (DES) por la Dark Energy Camera (DECaM) de 570 megapíxeles, montada en el Telescopio Víctor M. Blanco de 4 metros en Chile. Como su nombre lo indica,  DES está diseñado para obtener imágenes de 5.000 grados cuadrados del cielo y mapear unos 300 millones de galaxias para comprender mejor la misteriosa energía oscura que da forma a nuestro universo. Pero mientras miraba al espacio de 2013 a 2019, DECam también vio otros objetos, incluidos numerosos astros del sistema solar en primer plano entrelazados a través de las imágenes.

Dentro de un subconjunto de 80.000 imágenes DECam, Bernardinelli y Bernstein identificaron más de 800 objetos del sistema solar que pasaban por las tomas. El cometa que ahora lleva sus nombres apareció en 32 de esas imágenes, viajando a lo largo de una trayectoria perpendicular al plano de los planetas. En las primeras imágenes de 2014, el cometa Bernardinelli-Bernstein estaba a unas 29 UA (4.000 millones de kilómetros [2.500 millones de millas]), o casi la distancia de Neptuno al Sol. Pero los astrónomos estiman que en realidad comenzó su viaje desde las profundidades de la Nube de Oort a unas 40.000 UA de distancia. Eso es aproximadamente el 15 por ciento de la distancia entre el Sol y su vecino más cercano, Proxima Centauri. También está más de 260 veces más lejos que la nave más lejana hecha por el hombre, la Voyager 1, actualmente a solo 153 AU del Sol.

En junio de 2021, el cometa Bernardinelli-Bernstein se había acercado a 20 UA del Sol (1.800 millones de millas [3.000 millones de km]), aproximadamente la distancia de Urano. Y según imágenes recientes, su superficie se ha calentado lo suficiente como para desarrollar una coma, una nube de polvo y gas que rodea a un cometa cuando los hielos de su superficie comienzan a sublimarse o pasan directamente de un sólido a un gas. Esa coma asegura oficialmente la clasificación de Bernardinelli-Bernstein como cometa.

Viendo hacia adelante

A pesar de su enorme tamaño y masa, no hay nada de qué preocuparse: Bernardinelli-Bernstein se mantendrá muy alejado de la Tierra. Cuando alcance el perihelio, el punto más cercano en su órbita al Sol, en 2031, todavía estará a 11 AU de nuestra estrella. Recuerde, eso es 11 veces la distancia promedio Tierra-Sol, o un poco más lejos que la órbita de Saturno. Porque ejecutará su cambio tan lejos, incluso tan masivo

Debido a que ejecutará su giro tan lejos, incluso un cometa tan masivo probablemente no se volverá muy brillante y aún requerirá un gran telescopio amateur para detectarlo.

Pero eso no significa que los investigadores no sigan su camino con entusiasmo. Es de esperar que Bernardinelli-Bernstein sea solo el primer descubrimiento en una gran cantidad de objetos grandes y helados arrojados a los confines más lejanos del sistema solar mientras los planetas exteriores gigantes competían por la posición hace miles de millones de años.

“Este es un hito muy importante para conocer  la población desconocida de objetos grandes en la Nube de Oort y su conexión con la migración temprana de los gigantes de hielo / gas poco después de la formación del Sistema Solar”, dijo Tod Lauer, del National Optical-Infrared Astronomy Research Laboratory, en una nota de prensa.

Ahora, a medida que se analizan más datos del DES y se ponen en línea las instalaciones de los surveys de nueva generación, como el Observatorio Vera C. Rubin, es posible que pronto salgan a la luz más detalles sobre el pasado violento del sistema solar.

Fuente:

https://astronomy.com/news/2021/07/giant-comet-found

lunes, 26 de julio de 2021

ENCICLOPEDIA AUDIOVISUAL DE COMETAS



Luis Alberto Mansilla Salvo es un maestro para todos nosotros, en todo sentido. Nosotros empezamos la observación cometaria, más bien la observación astronómica amateur, reportando con mucha ansiedad un reporte de estima visual en 2010. Mucha agua pasó bajo el puente desde entonces, Luis ya no es más ni Presidente de la Liga Iberoamericana de Astronomía ni Coordinador de su Sección Cometas. pero es un gran referente y tutor para todos los observadores, siempre pendiente de poder ayudar. Aprovechamos esa buena voluntad de Luis para los ciclos de actividades online de la Sociedad Lunar Argentina "Astronomía en cuarentena" y luego "Café Lunar. El fruto fue esta serie de conferencias que se pueden compartir en estos enlaces:

INTRODUCCIÓN, HISTORIA, ORIGEN, ESTRUCTURA Y UBICACIÓN EN EL SISTEMA SOLAR:

https://www.youtube.com/watch?v=NPr_xj2a3oY&t=6s

CARACTERÍSTICAS Y SONDAS ESPACIALES

https://www.youtube.com/watch?v=xihQ0ZWJ17w&t=2s

IMPACTOS COMETARIOS Y DESIGNACIÓN DE LOS COMETAS:

https://www.youtube.com/watch?v=bNENP7xArkM&t=3s

APORTE CIENTÍFICO DE LA OBSERVACIÓN VISUAL

https://www.youtube.com/watch?v=WFys0yXaJ18&t=1234s

TECNICAS PARA LA OBSERVACIÓN:

https://www.youtube.com/watch?v=9ZdF6RGgSuw&t=1s https://www.youtube.com/watch?v=hZHoOR9cfrs&t=7s

FOTOMETRÍA VISUAL Y FOTOMETRÍA FOTOGRÁFICA:

https://www.youtube.com/watch?v=SFeJIS7VChA

BONUS TRACK:

EL GRAN COMETA DEL SIGLO XXI: COMETA McNAUGHT:

https://www.youtube.com/watch?v=3sDuOYYH6Eo&t=32s

COMETA NEOWISE:

https://www.youtube.com/watch?v=kJPBfAJ5z2w&t=349s

 


lunes, 19 de julio de 2021

CHARLA COMETARIA EN "CAFÉ LUNAR" DE LA SOCIEDAD LUNAR ARGENTINA

 


Seguimos con el ciclo de actividades online de la Sociedad Lunar Argentina “Café Lunar”. Este sábado 24 de julio a las 19 (horario argentino, 22 horas Tiempo Universal) presentamos la conferencia de Luis Alberto Mansilla Salvo “Observación de cometas: magnitud visual y magnitud fotométrica”, desde Rosario (Argentina). Luis es una de las grandes personalidades de la astronomía amateur argentina, integrante del equipo de investigación y divulgación del Observatorio Astronómico Municipal de Rosario (70-77), Técnico Auxiliar en Astronomía, egresado de la Escuela de Astronomía del Observatorio Astronómico Municipal de Rosario,  Coordinador de las Secciones de Astronomía Cometaria, Eclipse, Tránsitos y Ocultaciones y Asteroides de la Liga Iberoamericana de Astronomía (LIADA), de cuya Junta Directiva fue miembro y entre 2014 y 2019 fue Presidente.

Para asistir a esta actividad online basta con buscar el Canal de la Sociedad Lunar Argentina en Youtube, desde el que se transmitirá en vivo. Patrocinan el Ciclo “Café Lunar” la Sociedad Lunar Paranaense, el Centro de Observadores del Espacio y la Liga Iberoamericana de Astronomía. Los esperamos, para beber (aunque sea virtualmente) un café, la bebida que da a los astrónomos calor y resistencia en las largas noches de observación y de estudio.

LINK DE LA CHARLA:

https://www.youtube.com/watch?v=SFeJIS7VChA 

sábado, 17 de julio de 2021

SE VIENEN LAS PERSEIDAS

 


La lluvia de meteoros de las Perseidas, cuyo máximo es la noche del 11 a 12 de agosto, conocidas como “las lágrimas de San Lorenzo”, es en realidad la Tierra pasando por el torrente de partículas cometarias dejadas por el 109P Swift-Tuttle en sus excursiones por el interior del sistema solar, la última de las cuales fue en 1992. Su máximo es de 60 meteoros por hora aproximadamente. Pero, a no entusiasmarse, se necesita un cielo oscuro y sin Luna para ver tantas… y sobre todo, vivir en el hemisferio norte. Nosotros vemos muy pocas, ya que la constelación en la que se encuentra el radiante (Perseo, obviamente) está muy cerca del horizonte y por lo tanto se ven muchísimas menos, no solamente las que están debajo del horizonte sino también que por debajo de los 20 grados de altura la contaminación atmosférica dificulta mucha la observación.

La espectacular imagen que vemos se publicó en el último número del Journal of the Association of Lunar and Planetary Observers y es una composición de imágenes tomadas en una sola noche por Heather Wendelboe


viernes, 2 de julio de 2021

EL COMETA WIRTANEN TIENE ENERGÍA PROPIA

 El cometa 46P / Wirtanen estaba liberando una cantidad inusual de alcohol cuando hizo su histórico sobrevuelo de la Tierra hace dos años y medio.

FUENTE:

https://www.heraldo.es/noticias/internacional/2021/07/01/misteriosa-fuente-de-calor-en-un-cometa-con-alta-emanacion-de-alcohol-1503469.html



El cometa 46P/Wirtanen, fotografiado el 29 de Noviembre de 2018.José J. Chambó (www.cometografia.es)

El cometa 46P / Wirtanen estaba liberando una cantidad inusual de alcohol cuando hizo su histórico sobrevuelo de la Tierra hace dos años y medio.

Ese es uno de los hallazgos del último estudio, publicado por detectives de cometas, realizado después de observar 46P / Wirtanen con el Observatorio W. M. Keck en Hawai.

"46P / Wirtanen tiene una de las proporciones de alcohol a aldehído más altas medidas en cualquier cometa hasta la fecha", dijo en un comunicado Neil Dello Russo, científico cometario del Laboratorio de Física Aplicada de la Universidad Johns Hopkins y coautor del estudio. "Esto nos da información sobre cómo se distribuyeron las moléculas de carbono, oxígeno e hidrógeno en el sistema solar temprano donde se formó Wirtanen".

Los datos del Observatorio Keck también revelaron una característica extraña. Normalmente, a medida que los cometas orbitan más cerca del Sol, las partículas congeladas en su núcleo se calientan, luego hierven o subliman, pasando directamente del hielo sólido al gas, saltándose la fase líquida. Este proceso, llamado desgasificación, es lo que produce la coma, una capa gigante de gas y polvo que brilla alrededor del núcleo del cometa. A medida que el cometa se acerca aún más al Sol, la radiación solar empuja parte del coma lejos del cometa, creando las colas.

Sin embargo, con el cometa 46P / Wirtanen, el equipo hizo un extraño descubrimiento: otro proceso más allá de la radiación solar está calentando misteriosamente el cometa.

"Curiosamente, encontramos que la temperatura medida para el gas de agua en el coma no disminuyó significativamente con la distancia al núcleo, lo que implica un mecanismo de calentamiento", dijo la coautora Erika Gibb, profesora y directora del Departamento de Física y Astronomía de Universidad de Missouri - St. Louis.

Gibb dice que hay un par de posibles explicaciones. Una es una reacción química en la que la luz solar puede ionizar algunos átomos o moléculas en el coma denso cerca del núcleo, liberando electrones de alta velocidad. Cuando estos electrones supercargados chocan con otra molécula, pueden transferir parte de su energía cinética y calentar el gas de agua en la coma.

"Otra posibilidad es que haya trozos sólidos de hielo saliendo de 46P / Wirtanen", dijo Gibb. "Hemos visto esto en algunos cometas visitados por naves espaciales, en particular Hartley 2 durante la misión EPOXI de la NASA. Esos trozos de hielo se alejan del núcleo y se subliman, liberando energía más allá en el coma".

Este escenario sería consistente con las observaciones de otros cometas hiperactivos como 46P / Wirtanen, una clase de cometas que liberan más agua de la esperada si liberan todos sus gases directamente de sus núcleos helados cuando se acercan al Sol. El agua arroja en forma de gas, pero puede condensarse más tarde en líquido si llegara a la superficie de un planeta. Esta es la razón por la que los científicos sospechan que los cometas, así como los asteroides, pueden haber entregado el agua que forma los océanos de la Tierra.

Los datos del Observatorio Keck mostraron que el cometa Wirtanen exhibió relativamente más moléculas de agua más lejos en el coma después de la sublimación en comparación con otras moléculas, a saber, etano, cianuro de hidrógeno y acetileno. Esto sugiere que se está liberando agua adicional de los granos helados en el coma interno, lo cual es un resultado significativo proveniente de un telescopio terrestre.

Tales observaciones se han realizado con naves espaciales que visitan otros cometas, pero pueden ser difíciles de estudiar desde el suelo debido a la interferencia del agua en la atmósfera terrestre. Para abordar esto, los estudios terrestres han utilizado una técnica para apuntar a las transiciones de agua que no están bloqueadas por la atmósfera; esto permite obtener observaciones infrarrojas detalladas del Observatorio Keck que muestran cómo se distribuye el elemento volátil más abundante dentro de la coma de un cometa.

La NASA otorgó a los investigadores tiempo de telescopio para observar 46P / Wirtanen en diciembre de 2018 utilizando el espectrógrafo de infrarrojo cercano del Observatorio Keck (NIRSPEC), que se actualizó justo a tiempo para capturar el cometa cuando se acercaba más a la Tierra.

Los datos de NIRSPEC muestran que la composición química del cometa Wirtanen consiste en: acetileno, amoníaco, etano, formaldehído, cianuro de hidrógeno, metanol, agua.

"En tan solo 10 a 20 minutos de observación con NIRSPEC, obtuvimos mediciones de las abundancias y distribuciones espaciales de los componentes químicos del cometa", dijo el coautor Mohi Saki, asistente de investigación graduado de la Universidad de Missouri-St. Louis Departamento de Física y Astronomía. "La detección de especies menores como el amoníaco y el acetileno puede llevar horas con otros instrumentos, incluso para cometas tan brillantes como 46P / Wirtanen. No podemos replicar el nivel de sensibilidad de NIRSPEC para especies menores con ningún otro instrumento de infrarrojo cercano en tan poco tiempo escala."

Los resultados del estudio se publican en 'The Planetary Science Journal'.


domingo, 27 de junio de 2021

Un cometa que impactó en la Tierra hace 13.000 años cambió el destino de la humanidad

 

Por Pablo Javier Placente

https://tendencias21.levante-emv.com/un-cometa-que-impacto-en-la-tierra-hace-13-000-anos-cambio-el-destino-de-la-humanidad.html

El choque de un cometa con la Tierra puede haber provocado un cambio clave en la civilización humana hace alrededor de 13.000 años: habría sido el impacto cósmico más devastador desde la extinción de los dinosaurios. La colisión parece coincidir con cambios importantes en la forma en que las sociedades humanas se organizaron.

Una investigación realizada en la Universidad de Edimburgo, en Escocia, concluye que el violento impacto de un cometa con la Tierra, hace aproximadamente 13.000 años, habría propiciado un cambio crucial en la historia de nuestra civilización. Se trataría de la colisión más destructiva desde la que propició la desaparición de los dinosaurios, y coincidiría con importantes variantes ocurridas en la organización de las sociedades humanas de la época.

En ese momento, las comunidades humanas dejaron de ser cazadoras y recolectoras y adoptaron otros estilos de vida, centrados en la agricultura y la creación de asentamientos permanentes.

El evento, conocido como el impacto de Younger Dryas, también acabó con muchas especies de animales grandes y marcó el comienzo de una pequeña era de hielo que duró más de 1.000 años.

Un abrupto cambio climático

Younger Dryas fue una fase breve de enfriamiento climático sucedida a finales del Pleistoceno, entre 12.700 y 11.500 años atrás. La principal hipótesis sobre su origen indica que el impacto del cometa Clovis, hace aproximadamente 12.900 años en América del Norte, habría iniciado esta etapa de profundos cambios. La teoría fue desarrollada en 2007, y desde ese momento ha suscitado fuertes debates en la comunidad científica.

Este período marcó un súbito regreso a las condiciones glaciares en las latitudes más altas del hemisferio norte, en un fuerte contraste con el deshielo que tuvo lugar en el ciclo previo.

Los registros fósiles indican un descenso de las temperaturas medias anuales de alrededor de 5 grados Celsius en las islas británicas. En Groenlandia, el descenso llegó a los 15 grados Celsius.

Todas estas condiciones sugieren que, hasta el momento, se trató del último período de cambio climático abrupto tan extendido, intenso y de rápida manifestación.

La hipótesis del cometa

Sin embargo, la hipótesis sobre su inicio o aceleración a partir de la colisión del cometa Clovis con la Tierra ha sido puesta en duda durante muchos años. Ahora, la nueva investigación publicada en la revista Earth-Science Reviews parece darle nuevo crédito.

De acuerdo a una nota de prensa, los investigadores escoceses analizaron datos geológicos relacionados con cuatro continentes, hallando particularmente en América del Norte y Groenlandia una gran cantidad de evidencia que apoya la teoría de la colisión de un cometa.

Por ejemplo, en un sitio arqueológico en Arizona, Estados Unidos, hallaron escombros del impacto, que se encuentran en una zona con claras manifestaciones de los cambios ambientales que comenzaron alrededor del año 10.800 a. C. Se cree que en América del Norte y en Groenlandia habrían chocado los fragmentos más grandes del cometa.

Al mismo tiempo, la detección de elevados niveles de platino y la identificación de nanodiamantes, características habitualmente relacionadas con los cometas, le dan más fuerza aún a la hipótesis del impacto.

¿El germen de la civilización humana moderna?

En el período estudiado, las civilizaciones humanas concretaron fuertes cambios culturales y sociales, como por ejemplo en la forma de conseguir alimentos o en la manera de vivir: empezaron a optar por crear asentamientos fijos y abandonaron el nomadismo.

Según los especialistas, son decisiones tomadas a partir de las intensas variaciones climáticas que habría acelerado el impacto del cometa. ¿Fue entonces la violenta colisión de un cometa el inicio de los cambios que terminaron conformando a las sociedades humanas modernas?

 



miércoles, 23 de junio de 2021

SE APROXIMA UN MEGA COMETA

 


Hace pocos días se descubrió lo que sería el cometa más grande conocido en nuestro sistema solar. Se llama C 2014 UN 271 y lo descubrieron los astrónomos Pedro Bernardinelli y Gary Bernstein revisando las imágenes de los archivos del periodo 2014-2018 del programa DES (Dark Energy Survey), un programa que investiga la expansión del universo, tomando imágenes con una cámara especial (Dark Energy Camera) que capta la parte roja del espectro electromagnético visible y el infrarrojo cercano y con el telescopio de 4 metros del Observatorio Interamericano del Cerro Tololo en Chile.

Se descubrió hace unos días pero la imagen que lo registró corresponde a octubre de 2014, cuando estaba a 29 Unidades Astronómicas del Sol, cerca de la órbita de Neptuno. Actualmente estaría a unas 22 Unidades Astronómicas del Sol. Su órbita es muy excéntrica, tiene un periodo de 612.000 años, pero… a no entusiasmarse: su perihelio se dará cerca de la órbita de Saturno, a 10 Unidades Astronómicas, así que habrá que tener un gran telescopio para verlo, porque tendrá el brillo de Plutón. Lo sorprendente es su tamaño: entre 100 y 370 kilómetros de ancho, el tamaño de un planeta enano. Mucho más grande que el diámetro promedio de los cometas más grandes, como los 60 kilómetros del Hale-Bopp.


jueves, 27 de mayo de 2021

¿Qué pasaría si un cometa masivo chocara contra el sol?

 

El cometa Lovejoy resurgió después de su viaje a través de la corona solar (Imagen: NASA / SDO)

Por Joshua Sokol

La mayoría de los cometas que pasan junto al sol terminan sus vidas miserablemente. Pero según los nuevos cálculos, un cometa lo suficientemente grande que se sumerge en el sol debería salir con una explosión.

Durante los últimos años, el Observatorio Solar y Heliosférico de la NASA ha descubierto cometas a un ritmo de tres o más por semana a medida que pasan muy cerca del sol. El más pequeño de estos sungrazers (cometas rasantes) no suele llegar muy lejos. "Si eres una bola de nieve suelta, entonces ir al sol es algo que probablemente deberías evitar", dice Karl Battams, experto en sungrazers de la NASA en el Laboratorio de Investigación Naval de EE. UU, En Washington DC.

No es la capa exterior del sol, o corona, la que derrite estos cometas cuando rozan su borde. La corona, aunque está muy caliente, es demasiado fina para transferir mucho calor. En cambio, el intenso resplandor de la radiación solar sublima los hielos en gas que se escapa al espacio o hace que los cometas se rompan.

Pero los cometas observados recientemente lo han acercado más que nunca a la superficie del sol. En 2011, el cometa Lovejoy pasó a través de la corona solar, emergiendo mucho peor por el desgaste, pero todavía de una pieza. El cometa ISON apenas sobrevivió a un viaje similar en 2014.

Entonces, ¿qué ocurriría si un cometa golpeara el sol de frente, chocando contra su atmósfera inferior? "No hay ninguna razón para que no suceda", dice Battams. "El sol es un objetivo bastante grande, y hay suficientes cosas volando en el sistema solar".

Bolas de nieve supersónicas en el infierno

Un equipo dirigido por John Brown, astrónomo real de Escocia, ha calculado la respuesta. “Doy charlas sobre estos y los llamo bolas de nieve supersónicas en el infierno”, dice Brown.

Para alcanzar la atmósfera inferior del sol, un cometa necesitaría una masa de al menos 109 kilogramos, un límite inferior aproximadamente cien veces más pequeño que los cometas ISON y Lovejoy.

Si un cometa es lo suficientemente grande y pasa lo suficientemente cerca, la caída abrupta hacia la gravedad del sol lo aceleraría a más de 600 kilómetros por segundo. A esa velocidad, el arrastre de la atmósfera inferior del sol aplanaría el cometa en un panqueque justo antes de que explotara en un estallido de aire, liberando radiación ultravioleta y rayos X que podríamos ver con instrumentos modernos.

El choque desencadenaría tanta energía como una llamarada magnética o una eyección de masa coronal, pero en un área mucho más pequeña. "Es como una bomba que se lanza a la atmósfera del sol", dice Brown. El impulso impulsado por el cometa podría incluso hacer que el sol suene como una campana con los subsiguientes terremotos que resuenen en la atmósfera solar.

Brown reconoce que el trabajo es especulativo, tanto en el sentido de que aún no se ha visto un cometa que se sumerge en el sol como en la física que determinaría su destino. Un tema que podría marcar una gran diferencia es la propensión mal entendida de los cometas a romperse bajo estrés.

Es probable que un verdadero impactador sea un evento único que puede ocurrir una vez por siglo. Pero pensar en el futuro en el caso de un cometa que golpee el sol es un ejercicio digno para un fenómeno que casi con certeza ha ocurrido en el pasado del sistema solar y volverá a ocurrir en el futuro, dice Brown. En 1994, el impacto del cometa Shoemaker-Levy 9 en Júpiter fue una sorpresa para los científicos planetarios que dudaban que eventos violentos como ese pudieran ocurrir en escalas de tiempo humanas.

Los cálculos también pueden aplicarse a otros sistemas solares, donde las estrellas jóvenes son bombardeadas con muchos más cometas de los que el sol tiene que enfrentar.


martes, 25 de mayo de 2021

CUANDO SE PENSABA QUE EL SOL SE ALIMENTABA DE COMETAS

 


La explicación de cómo se el Sol se mantiene ardiendo desde hace tantos siglos era un verdadero desafío intelectual. No digo siglos por error. La idea misma de un fuego ardiendo por mucho tiempo condicionaba nuestra concepción de la antigüedad de nuestro planeta tanto como los mitos bíblicos. ¿Cuál era la fuente de un fuego tan longevo como el Sol? Carbón era el combustible preferido (bueno, era el mejor que se conocía hasta hace poco), pero hasta los cálculos más optimistas no iban más allá de algunos miles de años si consideramos el tamaño del Sol y lo pensamos lleno de carbón.

La primera teoría sobre un proceso continuo de energía para el Sol fue postulada por el alemán Robert Mayer en 1848, quien, inspirado por la lectura de la obra de Kepler, llegó a la conclusión de que el Sol se alimentaba constantemente de los innumerables cometas que surcan el espacio y se veían atraídos por la gravedad solar. Según sus cálculos, bastaba el impacto de un cometa del tamaño de la Luna por año para que el Sol conservara su energía. La teoría fue desmentida por Lord Kelvin: si millones de cometas y meteoritos han caído durante millones de años en el Sol, una buena parte caería sobre la Tierra. Pero la Tierra no presenta cráteres recientes ni vemos nuestros cielos llenos de cometas, es más, tantos impactos habrían destruido todo, incluso el tamaño del Sol variaría.

El desafío de saber como funcionaba el Sol siguió casi un siglo más y solamente el descubrimiento de la energía atómica nos daría la solución.


miércoles, 19 de mayo de 2021

Inesperado hallazgo de vapores de metales pesados en cometas de nuestro Sistema Solar — y más allá

 

Fuente:
https://www.eso.org/public/spain/news/eso2108/?lang 

Un nuevo estudio, realizado por un equipo belga que ha utilizado datos del Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral (VLT de ESO) ha demostrado que hay hierro y níquel en las atmósferas de los cometas de todo nuestro Sistema Solar, incluso en aquellos más alejados del Sol. Otro estudio, llevado a cabo por un equipo polaco que también utilizó datos de ESO, confirmó que el vapor de níquel también está presente en el cometa interestelar helado 2I/Borisov. Es la primera vez que los metales pesados, generalmente asociados con ambientes calientes, se encuentran en las atmósferas frías de cometas distantes.

"Fue una gran sorpresa detectar átomos de hierro y níquel en la atmósfera de todos los cometas que hemos observado en las últimas dos décadas, unos 20, e incluso en los que están más lejos del Sol, en el entorno frío del espacio", afirma Jean Manfroid, de la Universidad de Lieja (Bélgica), quien dirige el nuevo estudio sobre cometas del Sistema Solar publicado hoy en Nature.

En astronomía se sabe que existen metales pesados en los interiores polvorientos y rocosos de los cometas. Pero, debido a que los metales sólidos no suelen "sublimar" (volverse gaseosos) a bajas temperaturas, no esperaban encontrarlos en las atmósferas de cometas fríos que viajan lejos del Sol. Ahora, estos vapores de níquel y hierro se han detectado incluso en cometas observados a más de 480 millones de kilómetros del Sol, más del triple de la distancia Tierra-Sol.

El equipo belga descubrió la presencia de hierro y níquel en las atmósferas de los cometas en cantidades muy parecidas. En la materia de nuestro Sistema Solar (por ejemplo, la que se encuentra en el Sol y en los meteoritos), suele haber unas diez veces más de hierro que de níquel. Por lo tanto, este nuevo resultado tiene implicaciones para comprender cuestiones relacionadas con el Sistema Solar temprano, aunque el equipo todavía está identificando cuáles pueden ser.

"Los cometas se formaron hace unos 4.600 millones de años, cuando el Sistema Solar era muy joven, y no han cambiado desde entonces. En ese sentido, para quienes nos dedicamos a la investigación astronómica, son como fósiles", explica el coautor del estudio, Emmanuel Jehin, también de la Universidad de Lieja.

Aunque el equipo belga lleva casi 20 años estudiando estos objetos "fósiles" con el VLT de ESO, no habían detectado la presencia de níquel y hierro en sus atmósferas hasta ahora. "Este descubrimiento pasó por debajo del radar durante muchos años", declara Jehin.

El equipo utilizó datos del instrumento UVES (Ultraviolet and Visual Echelle Spectrograph, espectrógrafo echelle para el ultravioleta y el visible), instalado el VLT de ESO, que utiliza una técnica llamada espectroscopia para analizar las atmósferas de cometas a diferentes distancias del Sol. Esta técnica permite revelar la composición química de los objetos cósmicos: cada elemento químico deja una firma única — un conjunto de líneas — en el espectro de la luz de los objetos.

El equipo belga había detectado líneas espectrales débiles y no identificadas en los datos de UVES y, en una inspección más detallada, se dieron cuenta de que estaban indicando la presencia de átomos neutros de hierro y níquel. Una razón por la que los elementos pesados eran difíciles de identificar es que existen en cantidades muy pequeñas: el equipo estima que por cada 100 kg de agua en las atmósferas de los cometas sólo hay 1 g de hierro, y aproximadamente la misma cantidad de níquel.

"Por lo general, hay 10 veces más cantidad de hierro que de níquel, y en esas atmósferas de cometas encontramos aproximadamente la misma cantidad para ambos elementos. Llegamos a la conclusión de que podrían provenir de un tipo especial de material situado en la superficie del núcleo del cometa, sublimando a una temperatura bastante baja y liberando hierro y níquel en aproximadamente las mismas proporciones", explica Damien Hutsemékers, también miembro del equipo belga de la Universidad de Lieja.

Aunque el equipo aún no está seguro de qué material podría ser, los avances en astronomía, como el instrumento METIS (Mid-infrared ELT Imager and Spectrograph, espectrógrafo y captador de imagen en el infrarrojo medio para el ELT), que se instalará en el fututo ELT (Extremely Large Telescope, telescopio extremadamente grande) de ESO, permitirán a los investigadores confirmar la fuente de los átomos de hierro y níquel que se encuentran en las atmósferas de estos cometas.

El equipo belga espera que su estudio allane el camino para futuras investigaciones. "Ahora la gente buscará esas líneas en sus datos de archivo de otros telescopios", declara Jehin. "Creemos que esto también dará lugar a nuevos estudios sobre el tema".

Metales pesados interestelares

Otro destacado estudio publicado hoy en Nature muestra que los metales pesados también están presentes en la atmósfera del cometa interestelar 2I/Borisov. Utilizando el espectrógrafo X-shooter, instalado en el VLT de ESO, un equipo de Polonia observó este objeto, el primer cometa alienígena en visitar nuestro Sistema Solar, cuando el cometa se acercó hace aproximadamente un año y medio. Descubrieron que la atmósfera fría de 2I/Borisov contiene níquel en estado gaseoso.

"Al principio nos costó creer que el níquel atómico realmente pudiera estar presente en 2I/Borisov, tan lejos del Sol. Se necesitaron numerosas pruebas y confirmaciones antes de que finalmente pudiéramos convencernos de que era así", afirma el autor del estudio, Piotr Guzik, de la Universidad Jaguelónica (Polonia). El hallazgo es sorprendente porque, antes de los dos estudios publicados hoy, los gases con átomos de metales pesados sólo se habían observado en ambientes calurosos, como en las atmósferas de exoplanetas ultra-calientes o cometas en evaporación que pasaban demasiado cerca del Sol. 2I/Borisov se observó cuando estaba a unos 300 millones de kilómetros del Sol, aproximadamente el doble de la distancia Tierra-Sol.

Estudiar en detalle los cuerpos interestelares es fundamental para la ciencia, ya que contienen información muy valiosa sobre los sistemas planetarios alienígenas de los que provienen. "De repente entendimos que el níquel gaseoso está presente en las atmósferas cometarias de otros rincones de la Galaxia", afirma el coautor, Michał Drahus, también de la Universidad Jaguelónica.

Los estudios polaco y belga muestran que los cometas del Sistema Solar y el cometa 2I/Borisov tienen aún más en común de lo que se pensaba. Y Drahus concluye con esta reflexión: "Ahora imaginen que los cometas de nuestro Sistema Solar tienen sus verdaderos análogos en otros sistemas planetarios, ¿no sería estupendo?".


sábado, 15 de mayo de 2021

EL COMETA ATLAS c/2020 R4 CERCA DE DOS GALAXIAS

 


Las galaxias que se ven en la Astronomical Picture of the Day del 13 de mayo son NGC 4631 (la que parece una ballena) y NGC 4656 (la que parece un palo de hockey). El cometa más brillante del momento presenta verdes y hermosas coma y cola, y una brillante condensación central de la coma. El crédito de la imagen corresponde al Grand Mesa Observatory.