martes, 6 de enero de 2015

COMETAS ALIENÍGENAS

Los cometas han provocado el temor en los hombres en todas las épocas. En el pasado siglo, luego del gran pánico provocado por el Halley en 1910, la humanidad parecía haber perdido el miedo a las catástrofes que se relacionaban con estos astros vagabundos. Ya no se temía a las pestes y a las guerras desde hacía tiempo, y desde principios del siglo XX ya no se temía a una colisión o a los incendios o a los gases venenosos. Pero los temores cometarios se resisten a perecer y siempre logran metamorfosearse para sobrevivir. En los últimos 30 años lo que suelen traer los cometas son naves de otros planetas.
Se trata de historias fraguadas en la más pura teoría de la conspiración y con elementos comunes a todas que bastarían para que cualquier persona con algo de sentido común (ni siquiera se necesitan conocimientos astronómicos) las rechace. Y la mayoría lo hace, pero siguen circulando. Los científicos las desdeñan-y los creyentes piensan que la falta de refutación es la prueba de su veracidad- o bien las refutan-y los creyentes piensan que forman parte del gran encubrimiento que es el escudo que impide que el creyente pueda ser molestado en su creencia.

La moderna relación entre cometas y ovnis viene de 1995, en el episodio más terrible. En un libro de 1979, el astrónomo y ufólogo francés Jacques Vallee había alertado sobre los peligros de las sectas platillistas y uno de los más siniestros en “Messengers of deception” era Marshall Applewhite. Nadie tomó en cuenta advertencias como éstas. En 1997 Applewhite afirmó que una nave espacial alienígena venía tras uno de los cometas más brillantes del siglo XX, el Hale-Bopp. Era necesario evacuar la Tierra ante el inminente desastre ambiental y para ello había que lograr que las almas de los adeptos fueran recogidas por el OVNI, para ello convenció a 38 personas de que se suicidaran. ¿Ustedes pueden creer que alguien con esta facha convenza a alguien de cualquier cosa?

Quizás para evitar ser llevados por el OVNI equivocado, en 1996 el grupo platillista había contratado una póliza de seguros que cubría el riesgo de abducción extraterrestre. Esto no es un chiste, es tan cierto como que varios miembros del grupo, incluido su líder, lograron que un médico los castrara para ser más espirituales.
Si bien todas las historias no son tan siniestras, no debemos olvidar a la secta Heaven’s Gate para darle la importancia debida a las historias que siguieron.
En los últimos 3 años cada cometa famoso fue relacionado con los OVNIS. En 2012 el cometa del momento era el Elenin, y detrás venía un OVNI. Una supuesta comunicación de la agencia espacial china se alegaba para sostener que el cometa se había detenido misteriosamente por 90 días y que por eso ni la NASA ni el Minor Planet Center suministraban información sobre el cometa. Por supuesto, bastaba con entrar a la web del MPC para obtener todos los datos sobre el C/2010 X1 Elenin, que permitieron fotografías como la de nuestro amigo César Fornari desde su Observatorio Galileo Galilei.

El Elenin fue golpeado por una eyección de masa coronal y comenzó un lento proceso de desintegración incluso antes de poder llegar al perihelio. Por supuesto, cuando se desintegró ninguno de los propulsores de la tan bizarra idea de que ocultaba una astronave tuvo la decencia de admitir su equivocación.
Al año siguiente fue el turno del C/2012 S1 ISON, protagonista involuntario de un sainete: de gran cometa del siglo a gran desilusión del año. Al principio, no era un cometa sino una nave interestelar: supuestamente habría cambiado su órbita (o su rumbo) para acercarse a Phobos, el satélite de Marte que alguna vez se sospechó, por sus extrañas características, un objeto artificial. Nada importaron las astrofotografías que lo mostraban como un cometa típico. Luego, supuestamente traía camuflados en su coma (como el Hale-Bopp) 3 naves. Nada importó que las astrofotografías que se obtuvieron desde distancias realmente cercanas no mostraran rastros de las supuestas naves que se veían a distancias mucho más lejanas. Nadie reconoció su error cuando el cometa ISON, como antes el Elenin, se desintegró tras su paso por el Sol y las naves nunca aparecieron.
Y este año fue el turno del 67/P Churyumov-Gerasimenko. Como se hablaba mucho de este cometa, la maquinaria mítica comenzó a funcionar, aunque no se esperara que fuera un espectáculo en el cielo como los anteriores cometas que mencionamos. Algunos sostuvieron que no era un cometa sino una nave espacial, y ante las primeras fotografías (las estupendas fotografías de Rosetta-Philae) que era un cometa pero con una base extraterrestre, con estructuras artificiales. La conspiranoia nos dice (supuestamente por boca de un supuesto empleado de la ESA): ¿para qué gastar tanto dinero en un simple cometa? Es evidente que se trata del primer contacto con una civilización extraterrestre, y enarbolan una prueba: se ha captado una señal artificial que proviene del cometa: “es un saludo, no una amenaza”-dicen con lógica de hierro-si hubiera sido una amenaza los alienígenas no hubieran permitido que la Philae aterrizara.
¿De que se trata? Entre sus muchos objetivos, Rosetta estudia la interacción del cometa Churyumov-Gerasimenko con el viento solar, una corriente continua de plasma emitida por el Sol; los cambios de actividad en el cometa; la estructura y dinámica del tenue plasma “ambiente” del cometa, conocido como el estado de la coma; y las propiedades físicas del núcleo del cometa y su superficie. En ese marco se detectó lo que la ESA (con el criterio comercial de llamar la atención del público a la que nos tienen acostumbrados las agencias espaciales en su lucha por presupuesto) parecía estar emitiendo una ‘canción’ en forma de oscilaciones detectadas en el campo magnético situado en el entorno del cometa. Por supuesto, la “canción” no es audible para los humanos y sólo ampliando las frecuencias en 10.000 veces se la puede escuchar. Evidentemente debe de tener una relación con la actividad del cometa, con la ionización de las partículas neutras liberadas por 67P al espacio. Igualmente es un misterio, en este enlace la pueden escuchar: http://rastreadoresdecometas.wordpress.com/2014/11/11/la-voz-del-cometa-67pc-g/
Es la misma lógica conspiranoica de siempre: supuestamente Rosetta no va a estudiar un cometa sino a los extraterrestres que lo habitan, la historia “científica” es una tapadera, pero si es una misión secreta: ¿por qué molestarse en publicitarla tanto? ¿No hubiera bastado con enviar la sonda en secreto como tantos satélites militares de espionaje?
Estas historias son ridículas pero interesantes. No me refiero a que sean atractivas y que funcionen de la manera nociva en que funcionan todas las historias de “conspiranoia”, la mayoría no las cree pero no  las piensan desde el lado ridículo sino que le dan una cierta probabilidad. Y si una parte del sentido común les dice que son una tontería, parte del mismo sentido común les dice que quizás “los gobiernos ocultan algo” (no olvidemos que el sentido común es una construcción cultural). Me refiero a que son interesantes como “folklore en gestación”, como mitología. Y como tales nos pueden ayudar a comprendernos, con nuestras locuras incluidas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario